• Asunción Valdemoro

Con todo el corazón

Domingo, 4 de noviembre de 2018


Pincha aquí para leer el Evangelio de este domingo


Hoy el Evangelio nos llama a amar. ¡Amar! Hermoso y difícil. ¿Como amar? ¿Como dejarse amar? Con el corazón. ¡Pero cuidado! No me refiero a amar solamente cuando tengo el sentimiento. Ser personas es tener corazón, y tener corazón nos da la posibilidad de amar y ser amado. ¡Y eso nos hace grandes!

¿Que es amar? Que te importe por encima de todo el corazón de la otra persona, con todas sus virtudes y con todas sus heridas. Sin dejarnos nada. Amar lo bueno es fácil, amar de verdad es hacerlo pese a los defectos y lo que nos cuesta de la otra persona.


Desde siempre he escuchado que las operaciones a corazón abierto son las que tienen más riesgo. Bien. Pues amar de ve das supone abrir el corazón y dejarlo abierto para quien nos ame, y estar dispuesto a operar y sanar el corazón abierto de la otra persona. Tú tienes corazón. Dios te ha regalado el gran don de poder amar y poder recibir amar.


Sin Dios es imposible. Sin Él nuestro corazón va pasando de la carne a la piedra. Nos hacemos tortugas: siempre impasibles y de dura coraza. Amar es una gracia, volver de la piedra a la carne un gran don de Dios. Hoy, nuevamente, os animo a que así se lo pidamos. ¡Feliz domingo!


P. Patxi


31 vistas